slider01 slider02 slider03

Mínimas

San Francisco de Paula - Fundador

     San Francisco de Paula

puede ser tu luz y guía

 

Francisco abandona el mundo siendo muy joven y se va al desierto abrazando una vida de oración y penitencia dedicándose por entero a Dios.

En pleno Renacimiento, cuando el hombre quería ser..  .como Dios...en una sociedad corrompida, en un ambiente de tensiones y guerras entre distintos países...cuando el mundo cristiano perdía su auténtico valor evangélico...surge una figura:

 

  FRANCISCO  DE  PAULA

 

Muy pronto los jóvenes, ven en Francisco un rayo de luz que les da respuesta a sus inquietudes más profundas y les sirve de guía para vivir el EVANGELIO. Así es como comienza la Orden Mínima al sur de Italia.

 En España un grupo de jóvenes, atraídas por el estilo de vida de Francisco, deciden vivir su misma vida.

  Hoy, desde distintos lugares, las Monjas Mínimas testimonian ante el mundo la supremacía del Amor de Cristo con su dedicación total a Dios en la contemplación,

 en una vida de oración y penitencia por todos los hombres.


RESEÑA BIOGRÁFICA

      Francisco nació el 27 de marzo de 1416 en Paula (Cosenza-Italia) de Jaime Martolilla y Viena de Fuscaldo. Dado que ambos eran ya de edad avanzada, atribuyeron el nacimiento de su primogénito a la intercesión de San Francisco, y por ello le dieron el nombre del Santo de Asís y prometieron revestirlo del hábito votivo de los Franciscanos.

      A la edad de quince años Francisco fue acompañado por sus padres al Convento de San Marco Argentano (Cosenza), para cumplir el voto y prestar un año de servicio a la comunidad. Aquí Francisco manifestó su inclinación a la oración y sus dotes de piedad, acompañadas de manifestaciones sobrenaturales, las mismas que, más adelante, alimentarían su fama de gran taumaturgo. Al término de su permanencia en el convento, los religiosos querían retenerlo, pero el joven Francisco, intuyendo que para él se aproximaba el momento de hacer una opción radical de vida y advirtiendo en sí una gran inquietud por conocer las diversas formas de vida religiosa, dejó el convento y, junto con sus padres, emprendió una peregrinación. Fue a Asís, pasando por Montecasino, Roma, Loreto y visitando los eremitorios diseminados por Monte Luco. La visita a Roma lo turbó profundamente: según su primer anónimo biógrafo, Francisco reprochó  el boato de un cardenal con las palabras: “Nuestro Señor no iba de esta manera”. El episodio muestra cómo en el ánimo del joven iba madurando la idea de una reforma de la vida eclesial basada en la pobreza.

      La peregrinación constituyó para el joven Francisco un motivo serio de reflexión y de decisiones para su futuro. Al volver a Paula, Francisco manifestó a sus padres el deseo de conducir vida eremítica. En torno al 1435, se retiró a las afueras de Paula, en un terreno propiedad de la familia, suscitando gran estupor entre los conciudadanos por la austeridad de su modo de vivir. La experiencia de Paula lo forjó en la contemplación, en el trabajo, en la soledad y en las privaciones y mortificaciones corporales.

      Enseguida comenzaron a afluir a su eremitorio muchas personas deseosas de ponerse bajo su guía espiritual y de compartir su mismo género de vida austera. Con la llegada a la diócesis de Mons. Pirro Caracciolo, nombrado arzobispo de Cosenza el 31 de agosto de 1452, el movimiento obtuvo el beneplácito del ordinario diocesano y pudo dotarse de un oratorio. El flujo de peregrinos que se dirigían al eremitorio de Paula atrajo la atención de Pablo II quien, en los comienzos del 1467, envió un visitador de su confianza para indagar sobre la vida de Francisco. A su regreso a la Curia, Mons. Baldassarre De Gutrossis tranquilizó al Papa sobre la fidelidad de Francisco a la Sede Apostólica y, visto que el Eremita había iniciado la construcción de una iglesia, el 7 de julio 1467 le proporcionó una carta colectiva de cuatro cardenales con la cual concedían la indulgencia, con las condiciones acostumbradas, a quienes visitaban o contribuían a los gastos para la construcción de la iglesia de Paula.

      A comienzos del 1470, con el traslado a Paula  del ex visitador, que asumirá el nombre de P. Baldassarre da Spigno, inicia el iter jurídico que llevará al reconocimiento oficial del movimiento eremítico fundado por Francisco. La primera etapa está constituida por el “nulla ostat” concedido por Mons. Caracciolo el 30 de noviembre de 1470. A distancia de algunos años, gracias al factivo interés del arzobispo cosentino y a la obra diplomática de P. Baldassarre, el 17 de mayo de 1474 el movimiento obtiene la aprobación pontificia, asumiendo el nombre de “Congregación eremítica paolana de S. Francisco de Asís”. Al eremitorio de Paula siguieron los de Paterno Calabro (1472), Spezzano della Sila (1474), Corigliano Calabro (1476) y Milazzo (1480). La vida de estos eremitas estaba regulada por las “ordenaciones y estatutos” que, en parte, confluyeron  en las sucesivas redacciones de la regla.

      Francisco se convirtió para Paula en un punto de referencia religioso y social, entrando en el corazón de la gente que se dirigía a él para  consultarle problemas de diversa naturaleza. El Eremita era visto, además, como el único baluarte en condiciones de oponerse a los abusos de la corte aragonesa, como la persona capaz de ponerse de parte de la gente pobre y humilde de aquel extremo del Reino de Nápoles y de asumir un papel de auténtico “humanista” en favor de quien no tenía voz. Francisco era, por su forma de vida, un contestatario que recordaba las grandes figuras del anacoretismo. Lo buscaban potentes y humildes, y él no hacía distinción de clases sociales: un testimonio del proceso apostólico de Cosenza afirma que Galeazzo di Tarsia, barón de Belmonte, se dirigió muchas veces a Paula pidiendo la curación, y que Francisco le hizo transportar las piedras junto a los demás operarios. El Santo supo crear entorno a sí un ambiente de profunda religiosidad y fe, con la invitación constante a la oración y a la observancia de la voluntad de Dios.

      Desde el principio, Francisco tuvo fama de gran taumaturgo. Los prodigios acompañaron toda su vida, a partir de la construcción de los primeros conventos hasta su partida para Francia. Fue el suyo un poder taumatúrgico a favor de todos, pero en particular de los pobres y de los oprimidos por las difundidas malversaciones  de los poderosos, contra los cuales Francisco no se cansó de levantar la voz. Los elementos usados para el milagro eran verdaderamente secundarios o insignificantes, los primeros que encontraba a la mano, como para hacer comprender que no eran éstos los que curaban o resolvían el problema, sino Dios. Hay un hecho que subraya muy bien la “metodología” del milagro. Un joven de Paula, no obstante haber recurrido a médicos de fama, tenía en un brazo una llaga que no se cerraba. La madre le dijo: «Ve también tú al eremitorio de Francisco y verás cómo te concede la gracia». Se decidió, fue y expuso su problema y todas las tentativas que había hecho para sanar. Francisco se agachó, tomó la primera hierba que le vino a la mano y dijo: «Hazla hervir, ponla sobre la llaga y quedarás curado». El joven lo miró y le dijo: «De esta hierba hay mucha en Paula, ¿es posible que haga milagros?» El Eremita replicó: «Es la fe la que hace milagros». A un sacerdote que le hacía esta pregunta: «¿Cómo haces para saber que esta hierba tiene virtud curativa?», Francisco respondió con sencillez  evangélica: «A quien sirve fielmente a Dios y observa sus mandamientos, incluso las hierbas le manifiestan su poder». Muchos de sus milagros impresionaron grandemente a literatos y artistas, que los inmortalizaron en sus obras, como el conocido episodio del paso del estrecho de Mesina, realizado sobre su manto extendido sobre las olas del mar.

      Llevada por los comerciantes napolitanos, la fama de Francisco llegó a Francia, a la corte de Luis XI, entonces enfermo, el cual pidió al Papa Sixto IV que hiciese llegar al Eremita paulano a su cabecera. Fue el inicio del “capítulo diplomático” de la vida de Francisco. El Pontífice, buscando un acercamiento a Francia, con la cual deseaba un acuerdo para la abolición de la Pragmática Sanción de Bourges del 1438, acogió favorablemente la embajada francesa y lo mismo hizo el rey de Nápoles. Fueron sin embargo necesarios muchos meses para convencer a Francisco, el cual aceptó partir solamente cuando el Papa se lo impuso. Fue para el Eremita una obediencia difícil: tenía 67 años, su Congregación se había extendido desde hacía poco tiempo también en Sicilia y, sobre todo, sentía reticencia ante la idea de ir a vivir en un palacio, con una  dotación regia , después de haber vivido por más de treinta años en un eremitorio. El sacrificio pedido de dejar el Reino de Nápoles sería después largamente compensado por el favor de la corte francesa hacia su Orden y por las intervenciones de la misma ante la Curia Romana.     

Dejando el eremitorio de Paterno el 2 de febrero de 1483, Francisco fue acogido triunfalmente en Nápoles tanto por el pueblo como por la corte, que de su partida a Francia esperaba un alejamiento de la temida invasión del Reino por parte de los Valois. El rey Fernando I pretendía una relación preferencial de su súbdito. En Roma Sixto IV lo recibió diversas veces, confiándole delicados encargos. A su llegada al castillo de Plessis-les-Tours, Luis XI se arrodilló ante él, pidiéndole la bendición. El monarca no obtuvo la curación, pero la acción del Paulano en la corte, llevó a un largo período de buenas relaciones entre el papado y la monarquía francesa, del cual se beneficiaron también los Reinos de España, Boemia y Nápoles.

      Francisco fue enseguida apreciado en la corte y –no obstante su desconocimiento de la lengua- fue rodeado tanto de los humildes como de los doctores de la Sorbona, deseosos de reforma personal estos últimos y en busca de intervenciones prodigiosas los primeros. Francisco vivió en Francia alrededor de veinticinco años y se creó su mundo trabajando un trozo de tierra, presentándose como reformador de la vida religiosa y con la aureola de hombre de Dios penitente, eremítico, un nuevo Juan Bautista. Por esto su austero estilo de vida fue escogido por algunos benedictinos, franciscanos y eremitas, que dejaron las respectivas familias religiosas para agregarse a Francisco. Su llegada, además de internacionalizar la Congregación calabresa, determinó un profundo cambio en su interior, en cuanto que fue abandonado el eremitismo y fue introducida la vida cenobítica. Este cambio llevará al nacimiento de la Orden de los Mínimos, seguido por la fundación de la Tercera Orden seglar primero y después de las Monjas. Las respectivas reglas fueron definitivamente aprobadas por Julio II el 28 de julio de 1506.

      Francisco se apagó en Tours el 2 de abril de 1507. La fama de este taumaturgo, a través de las tres ramas de la familia Mínima (frailes, monjas y terciarios), se difundió en Europa, favoreciendo su beatificación (7 julio 1513) y su canonización (1 mayo 1519), obtenida a solamente doce años de su muerte.

      Francisco entraba en el corazón de la gente y su protección se extendió a numerosos Reinos; se multiplicaron las iglesias en su honor, la gente lo invocaba con familiaridad y conservaba sus recuerdos como preciosas reliquias (en el 1510, incluso antes de su beatificación, existía quien iba a Paula para tocar o para revestir los indumentos por él usados). Patrono de la gente del mar italiana  -Pío XII lo declaró tal el 27 de marzo de 1943-  y de diversos reinos, entre los cuales se encuentran Francia, España, Nápoles, Bohemia, es invocado de manera particular para conseguir prole. La emigración de las poblaciones del Sur de Italia  -Francisco es patrón de Calabria con Breve de Juan XXIII del 1963- y las conquistas territoriales de la corona de España han contribuido mucho a difundir el culto y algunas prácticas de devoción  por él sugeridas. Es uno de los santos más conocidos de la cristiandad y muchos llevan su nombre, perpetuando tradiciones familiares.

      La iconografía es abundante. La efigie más conocida y que ha inspirado a numerosos pintores es la de Jean Bourdichon. Es necesario decir que ya antes de la canonización (1519), sobre el sepulcro de Francisco se encontraba «el retrato del natural del buen hombre, el cual tenía una gran barba blanca, enjuto y con el rostro grave y lleno de santidad». Después del Concilio de Trento, paralelamente a cuanto ha sucedido en el campo hagiográfico, la iconografía evidenció sobre todo el dato taumatúrgico del Santo.

      La fiesta litúrgica se celebra el 2 de abril.

Para saber más sobre San Francisco de Paula:

http://www.sanfrancescodapaola.com/minimi/

 

 

MONASTERIO NTRA.
SRA. DE LA VICTORIA

Mínimas, 13  apdo. 92

Tel: 926 850357 

13250-Daimiel  (Ciudad Real) España

Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

 

Todos los derechos reservadors ©2012 MONJAS MINIMAS DE DAIMIEL